Saltar al contenido

8 CLAVES PARA INICIARSE EN LA MEDITACIÓN

En meditación hay un mito muy extendido que circula entre las personas que nunca la han practicado pero que desean comenzar y es que la meditación es dejar la mente en blanco.

La mente está diseñada evolutivamente para protegernos, para sobrevivir. Una forma de protegernos es anticipando posibles peligros, por eso la mente salta de un pensamiento a otro.

La mente es una herramienta y como tal hay que saber cómo y cuándo usarla.

La meditación NO es concentración. NO es visualización. La meditación NO es relajación.  Aunque se utilicen esos medios (concentración, visualización, relajación) para llegar a la meditación.

La meditación es un estado mental. Como todo estado, aunque nos podamos aproximar con palabras, no podemos describirlo con exactitud. Un ejemplo que suelo poner es: si yo te digo que me expreses el amor por tus hijos, el amor por tus padres, etc,… podrás describir ciertas sensaciones, pero el estado o sensación como tal es difícil (o casi imposible) de describir con exactitud porque es algo muy subjetivo y va más allá de las palabras.

La concentración, las visualizaciones,…son técnicas que nos ayudan a llegar a ese estado meditativo.

El primer objetivo para iniciarse en la meditación es trabajar la concentración.

PUNTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE PONERSE A MEDITAR.

1.- NO MEDITES CON EL ESTÓMAGO LLENO.

Deja un tiempo prudencial desde que has terminado de comer/cenar/desayunar hasta que comienzas a meditar. Al inicio de tus primeras prácticas meditativas, como van a ser tiempos cortos de ejercicios de concentración, no lo vas a notar tanto. A medida que aumentes el tiempo podrás comprobar que si has comido hace poco tiempo (sigues con la digestión) tu mente va a estar más dispersa. Eso es porque toda tu energía está dirigida a la función digestiva.

2.- LUGAR DE MEDITACIÓN.

Mi consejo es que intentes encontrar un lugar fijo de meditación. Que el lugar sea lo más silencioso posible y que tengas un cojín de meditación u otro tipo de cojín que te resulte lo más cómodo posible (o en su defecto una silla).

En cuanto al ruido o distracciones NO te obsesiones con ello. No existe un lugar siempre libre de ruidos, vivimos rodeados de ellos y necesitamos habituarnos, convivir con ellos, incluso aprovecharnos de ellos (ya hablaré de ello en otro post).

Lo más importante de tener un lugar habitual para la meditación es para coger el hábito ya que la constancia es muy importante para avanzar.

3.- POSTURA.

Puedes sentarte en el suelo, encima de una manta o aislante de yoga en la postura de loto (piernas cruzadas) o en una silla. En ambos casos coloca el tronco lo más vertical posible y si no tienes problemas cervicales puedes inclinar también la cabeza llevando la barbilla ligeramente hacia el pecho.

En el caso de practicar en una silla, intenta que la espalda no toque el respaldo, salvo que sea estrictamente necesario por algún problema físico.

Si no te queda más remedio puedes practicar también tumbado, pero recuerda seguir trabajando en el ejercicio, no se trata de relajación, aunque tenga como “efecto secundario” la relajación.

Otro punto importante dentro de la postura es mantener la postura inmóvil y en el caso de necesitar movernos que sea con movimientos lentos y conscientes.

4.- RESPIRACIÓN.

La respiración debe ser en todo momento fluida. ¿Qué quiere decir esto? Que no debemos forzarla, dirigirla ni controlarla porque no se trata de un ejercicio de pranayama (técnicas específicas usadas en el yoga para controlar el prana, la energía vital a través de la respiración).

Si notamos que hay tensión en la respiración, tenemos congestionadas las fosas nasales o tenemos una respiración entrecortada debemos parar hasta que se estabilice, nunca debemos forzar la respiración, ni en meditación ni en las prácticas de las asanas (posturas de yoga).

Meditación Aruna Yoga Villaviciosa de Odón
Meditando.

5.- ATENCIÓN Y CONSCIENCIA A LOS DOS PUNTOS ANTERIORES.

Un primer ejercicio simple e importante dentro de las técnicas de concentración es llevar la atención a las distintas partes del cuerpo. Lleva la atención de forma consciente a las plantas de los pies, dedos de los pies, empeines, tobillos, toma consciencia de las sensaciones en tus piernas, rodillas, muslos, glúteos, caderas,..…y continúa subiendo tu atención por todo el cuerpo. Percibiendo cada sensación hasta que llegues a la parte más alta de la cabeza. Después percibe las sensaciones en todo el cuerpo en conjunto desde la cabeza a los pies. Siente la postura inmóvil.

Ahora continúa llevando la atención a la respiración, sin controlarla ni dirigirla. Simplemente siente como el aire entra por las fosas nasales, percibe su velocidad, su temperatura tanto al inhalar como al exhalar.

6.- TIEMPO DE MEDITACIÓN.

Ten a mano un cronómetro/alarma/despertador y pon un temporizador regresivo (cuenta atrás) con 5 minutos. Conciénciate que durante los próximos 5 minutos tu único objetivo en la vida es estar atento a la postura. A las sensaciones de las distintas partes de tu cuerpo. A sentir la respiración. Toma consciencia de cómo entra el aire por las fosas nasales y cómo sale.

7.-MENTE DISPERSA.

Tal y como he comentado antes, la mente está diseñada para sobrevivir, pasando de un pensamiento a otro incluso cuando no es necesario. Por lo tanto, durante el ejercicio de concentración/meditación tu mente se distraerá una y otra vez.

Aquí, lo más importante es estar atentos y DARSE CUENTA de esa “escapada” de la mente a otro momento o a otro lugar. Esa es LA CLAVE. Cuando nos demos cuenta debemos volver al momento presente sintiendo de nuevo nuestro cuerpo, nuestra respiración o en su caso el “objeto” concreto de atención.

8.- CONSTANCIA.

Esta es otra de las claves más importantes. Para crear un hábito y para que ese hábito dé sus frutos se necesita constancia. Al igual que en la mayoría de los trabajos tanto físicos como mentales.

Es más importante practicar meditación-concentración todos los días 5 minutos (10 minutos mejor todavía) que no dedicarle media hora un día y después estar tres días sin practicar nada.

Si éste artículo te ha sido útil o tienes alguna sugerencia, no dudes en dejar un comentario compartiendo tu experiencia o dudas.

Y recuerda: El momento presente es el único momento en el que la vida existe.

LLAMA A ARUNA YOGA