Saltar al contenido

CONSCIENCIA EN EL YOGA Y EN LA VIDA.

La media de vida es de 82 años, y ésta sigue creciendo.  Unas de las preguntas que nos podemos hacer es, ¿cuántos años tengo vividos?, y de esos años, ¿cuánto tiempo he sido consciente de las sensaciones de mi cuerpo y de mis pensamientos?. Consciencia de mi mismo y de lo que me rodea.

Generalmente le prestamos atención al cuerpo cuando tenemos una dolencia. Si nos duele la pierna es cuando le prestamos atención, si nos duelen las muelas es cuando nos damos cuenta que tenemos muelas. Antes de darnos cuenta de nuestro cuerpo por un dolor, hay otras formas de ser conscientes de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

Cuando en la sesión de Yoga estamos haciendo una postura (asana) debemos estar conectados con la postura, sintiéndola. De lo contrario no estamos haciendo Yoga, estaremos realizando un ejercicio físico, bueno para la salud, pero sin ir más allá.

ENTRENAMIENTO PARA LA VIDA.

Consciencia del presente.

El Yoga es sobre todo un método de auto conocimiento y por lo tanto de observación. Es un entrenamiento tanto físico como mental para la vida diaria. Incluso deberíamos intentar unir (recordemos que Yoga significa unión) nuestro cuerpo, nuestra respiración y nuestra mente con cada una de las acciones diarias.  Pero de momento, si no estás entrenado para ello, nos podemos conformar con parar varias veces al día. Escucharnos, sentirnos, respirar. Ser conscientes de nuestra respiración, caminar y sentir cada paso,…

Para ello nos podemos ayudar con alarmas del reloj o teléfono, poniendo varias de estas alarmas a lo largo del día con el fin de parar y observar qué es lo que estamos sintiendo en ese momento. Cómo estamos respirando,  qué estamos pensando. Llegará un momento en que se convierta en un hábito y ya no necesitemos esas señales, simplemente la voluntad para sentir el momento presente, el AQUÍ Y AHORA.

HERRAMIENTA DE ENTRENAMIENTO: LA MEDITACIÓN.

Otra herramienta muy potente para tomar consciencia y aprender de nuestra mente es la meditación. La meditación debería ser realizada a diario. Con un mínimo de 10 minutos (aunque si no estás acostumbrado y te cuesta puedes empezar con 5 minutos).

Otra de las muchas ventajas de tomar consciencia de nuestros actos y de nuestro cuerpo es que podemos ahorrar mucha energía. Si nos concentramos en un trabajo concreto no tenemos que estar con nuestra mente dispersa en varias cosas a la vez ya que esto hace que nos cansemos más y tengamos peores resultados.

Deberíamos vivir cada día, incluso cada minuto, como si fuese el único que tenemos. Percibiendo el contacto del aire con la piel. Sintiendo el aire a través de las fosas nasales. La luz que llega a nuestros ojos,…todo esto es unión, todo esto es YOGA.

Si tienes alguna experiencia al respecto o algo que quieras comentar puedes hacerlo dejando un mensaje en comentarios.

SIENTE Y VIVE.

Namasté.

LLAMA A ARUNA YOGA