Saltar al contenido
Aruna Yoga

La constancia en el Yoga.

camino Aruna Yoga Villaviciosa

Primero voy a definir qué es la constancia. Según el diccionario de la Real academia española de la lengua, la constancia es firmeza y perseverancia del ánimo en las resoluciones y en los propósitos. Y ¿por qué hablar de constancia en el Yoga?. Pues bien, al igual que alguna vez he escrito que el Yoga tiene un gran poder de transformación y por lo tanto puede cambiar tu vida, también hay que decir que no es milagroso. El Yoga es un conjunto  de técnicas y como tales necesita de una autodisciplina para que se noten los cambios tanto físicos como mentales.

Es habitual oír hablar de la falta de constancia en los gimnasios, las personas se apuntan, empiezan con mucho ánimo y al cabo de un tiempo dejan de asistir.

Cuando empezamos un proyecto de cualquier tipo por nuestra cuenta pasa lo mismo, comenzamos con mucha ilusión con muchas fuerzas y al cabo de un tiempo, ya sea por encontrar alguna dificultad en el camino o por pereza abandonamos el proyecto.

Como ejemplo podemos hablar de los propósitos de comienzo de año, ¿quién no se ha propuesto algo cuando comienza el año y al cabo de unos días,  unas semanas o en el mejor de los casos unos meses lo abandona? De forma general mentalmente no lo abandonamos, lo “posponemos”, pero… posponer a mi entender es lo mismo que abandonar ya que no  ponemos una nueva fecha de comienzo y si lo hacemos no la cumplimos.

LA CONSTANCIA OBTIENE SUS FRUTOS.

flor en medio de nada

En la práctica del Yoga, al igual que en el resto de actividades, sucede lo mismo. Por mi experiencia como profesor de Yoga podría clasificar a los alumnos en cuanto a constancia en varios tipos. Existen alumnos  que siempre han querido practicar Yoga pero que nunca han tenido la oportunidad o lo han ido “posponiendo”. Por otra, hay gente que empieza con muchas ganas apuntándose dos o tres días por semana pero al cabo de un tiempo lo abandonan. Otros que son constantes-inconstantes, es decir siguen a lo largo de todo el año pero faltan más o menos a la mitad de las clases. Y por último están las personas muy constantes que no faltan nunca, salvo fuerza mayor. Éstos últimos le dan mucha importancia al Yoga, generalmente te cuentan su transformación, los beneficios que han notado a lo largo del tiempo e incluso cómo les ha transformado la vida.

Realmente la constancia es necesaria en todos los ámbitos de la vida, pero en Yoga especialmente.

CONSTANCIA Vs CONDICIONAMIENTO.

Tenemos que tener en cuenta que si tenemos treinta o  cuarenta años, durante esos años nos hemos comportado tanto física como mentalmente de una forma mediante la cual nos ha podido acarrear un posible daño o molestia y lo que no podemos pretender es que en dos meses  practicando Yoga una hora a la semana cambiemos y se nos solucionen todos nuestros “problemas”.

Por ejemplo, imaginemos que nos quejamos de nuestra poca atención y que esa falta de atención nos perjudica en nuestro día a día, en nuestro trabajo, en nuestra familia,… nos apuntamos a una sala de Yoga con la intención de mejorar nuestra atención y efectivamente vamos viendo progresos, pero los notaremos muy progresivamente y siempre que seamos constantes. Para ello podríamos practicar diariamente sencillos ejercicios de concentración durante cinco minutos.

Los cambios físicos los notaremos antes que la parte mental, por ello hay que tener mucha paciencia y constancia.

Espero que el artículo haya sido de tu interés.

Si quieres comentar tu experiencia, tienes alguna duda o comentario no dudes en escribir.

Y recuerda: un gramo de práctica vale más que toneladas de teoría.

Namasté.

LLAMA A ARUNA YOGA
Share This