Saltar al contenido

Nidra Yoga. Buceando en nuestro interior.

nidra Yoga

Recordemos que las asanas (posturas de yoga) son sólo uno de los ocho pasos que Patanjali describe en los Yoga Sutras. A continuación seguirían los pranayamas (técnicas de respiración), después  Pratyahara (interiorización), Dharana (concentración) y Dhyana (meditación).  Pues bien, una vez pasada la parte más física del Yoga (asanas y pranayama) comenzaríamos con un Yoga más mental, una profundización en nuestro interior.

Una de las técnicas para dirigirnos hacia nuestro interior es el Nidra Yoga.

El Nidra Yoga podría traducirse como sueño consciente o sueño psíquico y tiene su origen en Nyasa, una antigua práctica tántrica.

A través del Nidra Yoga se llega a un estado de profunda relajación tanto física como mental que hace que la consciencia se sitúe entre la vigilia y el sueño.

Desde la práctica de Nidra se accede a pratyahara (interiorización o desconexión de los sentidos) de una forma muy progresiva mediante la relajación de las diferentes partes del cuerpo y de ahí pasamos a la concentración (dharana) y al estado meditativo (dhyana).

Toda la práctica de Nidra Yoga se realiza desde la posición de tumbado boca arriba (shavasana) por lo que es importante mantener una temperatura agradable y colocar los elementos que sean necesarios para poder mantener todo el tiempo el cuerpo en inmovilidad y la atención a las  instrucciones del profesor de Nidra. Tenemos que tener en cuenta que generalmente una sesión de Yoga Nidra dura aproximadamente una hora.

Yoga Nidra

COSAS A TENER EN CUENTA EN NIDRA YOGA.

    • Intenta no quedarte dormido, aunque no sea fácil. Al menor síntoma de sueño haz tres respiraciones profundas y retoma las instrucciones del guía de Nidra.
    • Es importante mantenerse durante la sesión de Nidra Yoga en actitud de “consciencia testigo”, es decir, observar la mente sin implicarse en lo que aparezca en ella.
    • De forma previa al comienzo de Nidra hay que elegir un Sankalpa, que es una resolución positiva, algo que quieras que se haga realidad en un futuro próximo para poder trabajarlo desde la sesión.
  • Colócate en una postura lo más cómoda posible. Si es necesario pon algo blando, pero no muy elevado, en la parte posterior de la cabeza ya que debido a la duración de la práctica puede que te produzca molestias en esa zona. Además, si tu espalda no llega al suelo pon algo debajo de tus rodillas hasta para sentirte comod@.

El estado de Nidra se alcanza cuando las ondas cerebrales se sitúan en la frontera entre las ondas alfa y theta, momento en el cual la mente se vuelve muy receptiva, descubriendo desde ese lugar todos nuestros potenciales.

Este artículo es una invitación a que pruebes al menos una vez en tu vida la práctica de Nidra Yoga. Al finalizar dicha práctica la sensación que deja es muy agradable aunque para ver ciertos resultados se necesita (como en todo) una práctica constante.

Si quieres dejar algún comentario puedes hacerlo más abajo o puedes escribir a Aruna Yoga y te atenderé lo antes posible.

Y recuerda: el presente es el único lugar donde la vida existe.

Namasté

LLAMA A ARUNA YOGA