Saltar al contenido
Aruna Yoga

Postura del pez. Matsyasana.

matsyasana Postura del pez

Hoy voy a presentar otra de las posturas clásicas en el Yoga. Matsyasana, postura del pez.

  • matsya: pez
  • asana: postura

Matsyasana es una postura de extensión hacia atrás de la columna. Es habitual realizarla como contrapostura después de Sarvangasana y halasana (posturas invertidas).

En matsyasana se arquea la nuca, se libera y estira el cuello,se libera la zona de las tiroides y favorece la respiración torácica y alta de la zona clavicular. Además de ello estira el abdomen.

CÓMO HACER LA POSTURA DE MATSYASANA.

Para realizar matsyasana hay varias formas, desde mi experiencia recomiendo seguir los siguientes pasos:

  1. comienza totalmente tumbad@ en el suelo, con los pies y las piernas juntas.
  2. coloca las manos debajo de los glúteos con las palmas hacia el suelo.
  3. levanta la cabeza (solo la cabeza de momento) mirando al frente.
  4. mantén los antebrazos en el suelo mientras levantas el pecho hacia adelante y hacia arriba lo más lejos que puedas, arqueándote sobre los codos.
  5. coloca la parte alta de la cabeza, la coronilla, en el suelo.
  6. mantén la postura unas diez respiraciónes aproximadamente.
  7. para deshacer la postura es MUY IMPORTANTE mover la cabeza de izquierda a derecha con movimientos cortos y lentos, para no dañarnos la zona del cuello, hasta que la espalda toque el suelo.
  8. Una vez que la espalda  toque el suelo saca las manos de debajo de los glúteos y colócalas a lo largo del cuerpo en el suelo y relaja todo el cuerpo.

Durante la postura puedes llevar la atención a la respiración a través del canal central sushumna (a través de la columna desde el suelo pélvico hasta ajña chakra – entrecejo-).

ALGUNOS BENEFICIOS DE MATSYASANA.

  • como función de contra-postura equilibra la acción de  Sarvangasana y Halasana.
  • deja más espacio en la zona del tórax mejorando la respiración de los pulmones.
  • flexibiliza la columna vertebral y fortalece su musculatura.
  • estira el abdomen pero sin distender.
  • tonifica las vísceras de la cavidad abdominal, el hígado y el bazo.
  • regula las glándulas tiroides.
  • es una postura estimulante pero a la vez proporciona sensación de descanso y relajación del sistema nervioso.

Como curiosidad, los textos clásicos afirman que esta postura, bien realizada, permite flotar en el agua debido a la expansión de los pulmones y su posición (parecida a la postura de la tabla).

Espero que esta breve descripción te haya sido de ayuda en tu práctica de Yoga. Recuerda siempre que cada movimiento debes hacerlo de forma consciente, esforzándote pero sin forzar para ir avanzando progresivamente.

Si quieres dejar un comentario puedes hacerlo más abajo o puedes contactar con Aruna Yoga.

Un gramo de práctica vale más que toneladas de teoría.

Namasté.

LLAMA A ARUNA YOGA
Share This