Saltar al contenido
Aruna Yoga

Sarvangasana – Postura de la vela.

Sarvangasana - postura de la vela

Primero quería decir que las traducciones de los nombres de las posturas (asanas) del sánscrito a otros idiomas occidentales no siempre son exactas, más que no ser exactas el problema viene cuando se hace una traducción de una traducción.

La traducción literal de Sarvangasana sería algo así como:

  • sarva: todos 
  • anga: miembros
  • asana: postura

Es decir, postura de todos los miembros, y a esto le tendríamos que añadir utana: pie levantado, al aire.

Para simplificar podemos  llamarla postura de la vela (que es el nombre más conocido) o la postura sobre los hombros.

La postura debe sus beneficios a la posición invertida del cuerpo, al estiramiento de la nuca y a la estimulación de la glándula tiroides. En la literatura hay un gran listado de beneficios de la postura, pero soy partidario de que los vayas descubriendo tu mism@ con la práctica habitual.

En la postura final el cuerpo descansa sobre los hombros y la nuca.

Sarvangasana - la vela

Voy a enumerar los puntos más importantes para realizar la postura básica.

TÉCNICA DE SARVANGASANA.

    1. Tendido de espaldas, coloca los brazos en el suelo al lado del cuerpo con las palmas hacia el suelo. Las piernas estiradas y juntas.
    1. Es conveniente, antes de comenzar el movimiento, estirar la nuca y acercar el mentón al pecho.
    1. Dobla las piernas y coloca las plantas de los pies en el suelo.
    1. Lleva las rodillas hacia el pecho y desde ahí, rodillas hacia la frente sujetando la espalda a la altura de los riñones. Mantén los codos en el suelo y todo el cuerpo lo más vertical posible, el esternón contra el mentón.
    1. Sube las piernas a la vertical. Los pies y las piernas deben estar juntos.
  1. Para deshacer la postura vuelve a doblar las piernas llevando las rodillas hacia la frente y despacio desliza las manos de forma que tu espalda vaya tocando el suelo poco a poco, sin dar tirones y coloca las plantas de los pies en el suelo.

Esta es una de las formas de llegar a la postura de Sarvangasana, hay más variantes, y elegir una u otra depende en gran medida de tu estado físico y de tu práctica.

Intenta hacer los pasos que he descrito de la forma  más lenta y consciente posible. Es probable que si no estás acostumbrad@ a realizar la postura, tengas que realizar algún tipo de impulso para subir las piernas. Si es así hazlo con atención para no dañarte. Sobre todo lleva mucha atención a la zona del cuello. Evita siempre hacer movimientos bruscos.

En ocasiones, sobre todo para principiantes, es útil colocar una manta en la espalda, que llegue hasta los hombros, eso facilita la postura.

Durante la postura concéntrate en la inmovilidad del cuerpo y en la respiración.

Hay que tener en cuenta que sobre cada postura de Yoga se puede hablar (o escribir en este caso) muchas páginas, pero creo que para los practicantes es importante tener una pequeña guía y desde ahí ir descubriendo todas las posibilidades de cada postura.

Espero que haya sido de tu interés este artículo. Si tienes alguna duda, pregunta o comentario no dudes en escribir.

¡Buena práctica!

Namasté.

LLAMA A ARUNA YOGA
Share This